martes, 30 de abril de 2013

LOS BOSQUES DE ARTASO


Enclavado en el municipio de Ojacastro, encontramos el desconocido barranco de Artaso. Un pequeño torrente que desagua su flujo hídrico hacia la margen izquierda del río Oja, aguas abajo de la mencionada localidad. Su quebrada orografía queda camuflada entre la espesura de sus bosques, que tapizan por completo sus vertientes solanas y umbrías. A medida que nos adentramos por su cuenca, vamos notando como el  fondo de su valle se va haciendo cada vez más estrecho y angosto, hasta quedar encajado entre escarpados muros de roca sedimentaria. En los tramos más abruptos, sus verticales paredes llegan a superar los quince metros de caída.


Panorámica de las fragas húmedas de Artaso al inicio de la brotación foliar. 


Este modelado topográfico es frecuente en toda la zona media del río Oja, correspondiente con la presierra demandesa y es motivo de la composición lítica de sus suelos. En particular, están compuestos por conglomerados de origen Terciario, integrados mayoritariamente por cantos rodados, a la vez inmersos en una matriz arenosa poco coherente y suelta. Esta circunstancia propició una importante acción erosiva, generalizada en tiempos pasados, cuando la cubierta vegetal del entorno se encontraba muy diezmada por la acción del hombre y sus ganados, lo que favoreció el desarrollo de auténticos "tajos" o "barrancas".   A través de ellos, durante las épocas de crecida se canalizaban bravas corrientes de agua que eran capaces de arrancar y transportar ingentes masas de piedra y sedimento, seccionado progresivamente sus frágiles orillas hasta convertirlas en verdaderos precipicios. 

Acción erosiva del agua en funcionamiento. En este caso mitigada por la densa cubierta vegetal que cubre por completo el Barranco de Artaso. 


La importancia de este espacio natural radica en la extensión y estado de conservación que atesoran sus frondosos bosques caducifolios. Sus dominios superan las 500 ha de superficie

En la umbría, empezamos observando un tipología de rebollar húmedo que conforma un bosque mixto de gran valor y riqueza, en el se entremezclan además de robles; avellanos, cerezos silvestres, fresnos, arces y tilos. El estrato arbustivo es muy variado; con presencia de acebos, madreselvas, rosales, espinos, boneteros, hiedras y brezos. Esta pluriestratificación resulta imprescindible, pues sirve para conectar los posibles biotopos que se generan entre las copas de los árboles y el suelo del bosque, aumentando con ello su prosperidad y valía. Entre las hierbas vivaces destacamos las especies florísticas nemorales, adaptadas a vivir en los espacios más frescos, densos y sombríos de los bosques: Viola riviniana, Primula acaulis, Sanicula europaea, Lilium martagon, Doronicum plantagineum, Scilla lilio-hyacinthus, Asperula odorata, Melica uniflora. El grupo de los helechos cuenta con vigorosos y grandes representantes, lo que otorga al ambiente un sugerente matiz selvático primaveral. Por su parte, la proliferación masiva de líquenes y musgos, abrazando troncos, ramas y piedras, indica unas excepcionales condiciones de frescor y pureza del aire. 

La riqueza botánica y el aspecto selvático del bosque mixto en su facie más higrófila, sobrecoge al visitante primaveral. 


Doronicum plantagineum es una compuesta nemoral que forma laxas poblaciones en las inmediaciones de los claros herbosos del melojar. 


Los hayedos se encuentran en franca expansión, ganando terreno a costa del rebollar, al que desplaza y ahoga con el paso del tiempo. Los mismos, comienzan por ocupar las vaguadas más umbrías, para más tarde ir invadiendo cerros y divisorias, regenerándose eficazmente a la sombra de otras especies. Gracias a esto, podemos observar las diferentes etapas que componen la vida de un hayal. Desde sus primeras fases de colonización, en las que sus brinzales forma arboledas mixtas junto a otras especies, hasta sus últimos periodos de madurez, con vetustos ejemplares que sobreviven aislados y decrépitos. La observación de hayas mochas o descabezadas, con vestigios de ramaje horizontal, evidencia que el bosque pudo encontrarse más aclarado en tiempos pretéritos. Posiblemente por estar vinculado a antiguos usos rurales ligados a la extracción tradicional de maderas y leñas, al carboneo o a la voraz ganadería extensiva. 

La vistosidad y contraste del hayedo primaveral, copiosamente regado tras las lluvias, rivaliza con sus afamados tonos otoñales.


En un tramo de la garganta, podemos observar una incipiente tejeda, que cuenta con varias decenas de jóvenes pies que crecen guarecidos sobre el acantilado. En el fondo húmedo del barranco contamos con poblaciones relictas de la ciperácea Carex flexuosa y del arbusto Viburnum opulus, denominado Mundillo o Bola de Nieve, no citado en ninguna otra parte de La Rioja Occidental. 

Pequeños regatos estacionales alimentan las aguas de la barranca de Artaso.


La solana se halla algo más deteriorada que la umbría. Está cubierta por un dilatado rebollar de aspecto denso y cerrado, donde se cuentan demasiadas cepas puntisecas y envejecidas, esquilmadas por la sobreexplotación de antaño. Los desbroces y claras forestales son necesarios para mejorar la estabilidad y grado de salud de ésta y de otras valiosas masas autóctonas de robledal presentes en la ibérica riojana. En su parte final también se extiende la única formación de encinar que sobrevive en la zona montañosa del Oja, apenas supera las 10 ha de terreno. Sin ir más lejos, el fito-topónimo de Artaso tiene su origen en la voz vasca "arte-artadi", que significa encina, lo que sin género de duda hace honor desde antiguo a su pequeño bosquete de encinas. 

Todo esto y mucho más podemos contarte acerca del mágico e inexplorado bosque de Artaso ¿Existe un mejor lugar para hacerlo que en pleno corazón de dicho bosque?  

¡¡Ven con nosotros y disfruta del bosque!!

SILVESTRES EZCARAY
Turismo Diáctico de Naturaleza a Pie de Campo


domingo, 28 de abril de 2013

PICOGORDO EN LAS RIBERAS DEL OJA


El picogordo (Coccothraustes coccothraustes) es un ave de la familia de los fringílidos y se encuentra emparentado con los pinzones, jilgueros, verderones, verdecillos, pardillos, etc. 

El diseño de su plumaje recuerda al de un pinzón vulgar, pero su porte es mucho más robusto y compacto. Posee un pico exageradamente desarrollado y que se utiliza como herramienta de trituración, para poder acceder a las nutritivas semillas que quedan protegidas en el interior de cubiertas duras. De esta manera, su potente musculatura mandibular le permite romper sin problema alguno avellanas, nueces, piñas, castañas o almendras. Incluso sólidos huesos de cerezas, aceitunas, escaramujos o majuelos. Tampoco desprecia otros frutos típicos del bosque caducifolio, como los africes o hayucos, las bellotas, los piñones u otras semillas aladas procedentes de arces, fresnos y olmos. Diferentes frutas carnosas completan su dieta alimentaria, a la que también se añaden brotes tiernos de hojas, orugas de mariposas y pequeños escarabajos, sobre todo en época de cría. 

Me ha resultado interesante incluir esta cita porque el picogordo puede considerarse un ave relativamente escasa en nuestro entorno. A lo largo del valle del Oja nidifican varias parejas, de forma local y dispersa. Son frecuentes, según la bibliografía, los grupos coloniales de cría integrados por 2-8 individuos. Es posible que su verdadera población se encuentre subestimada, pues resulta un pajarillo esquivo y de difícil observación, debido a su carácter tímido y sigiloso, que trata siempre de eludir la cercanía del hombre. Sus cantos y sonidos son poco sonoros y audibles, por lo que a menudo su presencia en el bosque pasa desapercibida por completo. Cría en los bosques de fronda maduros, con existencia de árboles mixtos y sotobosque bien estratificado. También se ha escuchado en algunas repoblaciones de pinos, en zonas elevadas de la montaña riojana. En su hábitat natural, la proximidad de ligeros cursos agua y otras zonas encharcadas mejoran siempre sus condiciones de bienestar. En invierno forma grupos laxos, mezclándose con otras especies; entonces visita parques y jardines, donde abunda la simiente. 

Picogordo en las riberas de Ezcaray.

La foto que os presento fue tomada por Diego Ortega Robredo, en el Paseo del Río de Ezcaray, a comienzos de primavera. Él mismo también los ha fotografiado otras veces por estas mismas fechas, en la zona de Allende y alrededores. Por la época del año, es probable que se trate de individuos no reproductores, bien invernantes o bien en fase de migración. El ejemplar mostrado parece ser que se estaba atiborrando a base semillas de arce campestre.


jueves, 25 de abril de 2013

ORQUÍDEAS SILVESTRES EN EL VALLE DEL OJA



Es raro que a alguien no le resulte familiar este afamado conjunto de plantas vasculares. Las orquídeas son hermosísimas y presentan morfologías y diseños de toda índole. Nos encontramos ante uno de los grupos más diversificados de seres vivos del planeta, que cuenta con unas 25.000 especies clasificadas para la ciencia. Esta dilatada  variedad, queda ampliamente distribuida a nivel mundial, faltado sólo en los polos y desiertos más secos. El conjunto de especies vinculadas al ámbito mediterráneo no es nada desdeñable. En la Penísula viven unos 130 taxones. Eso sí, todos ellos con portes y colores más modestos que los que acaparan sus lejanos parientes de ámbito tropical.

Dactylorhiza maculata se caracteriza por sus espigas floridas altas, de tonos blancos y fucsias. Vive en algunas turberas ácidas de la alta montaña de La Demanda. 


Hoy en día existen numerosas variedades producidas en jardinería y ornamentación, procedentes en su mayoría de géneros y especímenes exóticos, propios de las regiones selváticas. Por su exuberante floración, desde tiempos relativamente recientes, sus híbridos y cultivares se sirven en la mayor parte de las floristerías, y digo relativamente recientes, porque estas plantas tienen un mecanismo de reproducción y germinación un tanto particular y complejo. Por estas razones, su propagación por vías artificiales ha sido fruto de un largo proceso de estudios y avances científicos, en los que se han invertido importantes sumas económicas. 

La llamativa Ophrys apifera, conocida popularmente como abejera, presenta un típico pétalo modificado que imita al abdomen de una abeja hembra. Esta cuidada artimaña le sirve para engañar y atraer a los machos en época de reproducción.
 

Mucha gente desconoce que en la zona del Alto Oja habita un importante número de orquídeas nativas. Preciosas y muy curiosas todas ellas. Su periodo de floración es muy efímero. Las podemos encontrar mayoritariamente durante la primavera; ligadas a los bosques, a las praderas, a las riberas de los ríos o las zonas de matorral bajo y abierto. Más de 35 variedades de las casi 60 descritas para La Rioja

La orquídea dama Orchis purpurea vegeta en bosques claros y praderas calizas. Sin duda alguna, es capaz de desarrollar una de las flores más bellas del territorio del Alto Oja.


Desde silvestres, proponemos una original visita guiada que te llevará a descubrir y conocer la naturaleza de estas valiosas plantas silvestres, siempre desde la admiración y el respeto. Así, durante una mañana acudiremos a diferentes hábitats naturales con la idea principal de aprender cómo se reconocen y fotografían las orquídeas en su medio natural. Apresuraros, porque con el buen tiempo de estos últimos días ya han comenzado a eclosionar las especies más precoces. 



jueves, 18 de abril de 2013

PRÍMULAS,...LAS PRIMERAS.


Es difícil salir al campo al inicio de la primavera y no sorprenderse con la hermosa coloración que otorgan a la vista las doradas Prímulas  o primaveras.

Las especies pertenecientes a este género que se desarrollan en los espacios naturales del Alto Oja, presentan únicamente tonalidades amarillentas en sus corolas; pero también las hay violetas, lilas, rosadas, blancas, etc. Sus bonitas flores nacen de una roseta basal de hojas verdes, rugosas y aterciopeladas, que aparecen muy aplicadas al suelo.

En nuestro entorno, las popularmente llamadas manguitos, son plantas muy comunes y abundantes en los meses de marzo y abril. Incluso en época invernal podemos observar las florecillas más precoces, irrumpiendo durante los días más cálidos y soleados. 

Densa población de Primula veris colonizando el borde de un hayedo calizo.


La flor de San José o San José Lorea, como también se la conoce en el País Vasco, frecuenta los claros y linderos de los bosques templados, donde se desarrollan sobre suelos eutróficos, fértiles y nutritivos. A menudo se agrupan en densas poblaciones, colonizando los márgenes de caminos, taludes, senderos y riachuelos, especialmente en lugares frescos y sombreados.

Primula veris o P. officinalis es de un color amarillo cadmio intenso, con la base de los pétalos teñida por una mancha anaranjada muy patente. Es una especie más bien pratícola, que soporta bien la iluminación. Además en nuestros hábitats siente preferencia por los suelos calizos, ricos en bases. Para el que quiera indagar algo más sobre ella, podemos añadir que las poblaciones de esta planta que vegetan en el valle del Oja tienden a corresponderse con las de la subspecie o raza geográfica columnae. Puede diferenciarse por su morfología foliar así como por algunos caracteres biométricos específicos. Consultad alguna clave botánica para ello

Primula veris sobre suelo calizo. Ocupando la linde de un hayedo de Ojacastro. 


Primula vulgaris o también designada como P. acaulis, se caracteriza por su colorido amarillo limón, pero éste es mucho más pálido que el de la especie anterior. Como su nombre específico indica, nos encontramos ante una planta acaule; es decir, que sus apéndices florales no están sujetos por un tallo propiamente definido y bien desarrollado, como ocurre en el caso de P. veris. Hay que fijarse bien en los largos pedicelos o extensiones que portan las flores, pues surgen todas de la misma base de la planta y no de un tallo como tal.

Primula acaulis sobre el suelo fértil de una avellaneda de Turza.


Quizá sea ésta una de las plantas más extendidas y abundantes por la zona del Alto Oja. Coloniza bosques y setos sombríos, desde el valle hasta la montaña. Sus poblaciones se hallan en franca expansión y suelen observarse acompañando a las arboledas mixtas, avanzando por valles y barrancos ocupando suelos húmedos más o menos acidificados. Coloquialmente se la conoce por el nombre vulgar de "pan y quesitos". Antiguamente, los jóvenes del valle solían arrancar sus flores con el fin de saborear el jugoso néctar azucarado que se oculta en el interior del cáliz. Por estas razones, en algunas publicaciones se explica su empleo típico en repostería casera, para la elaboración y decoración de tartas y pasteles. Igualmente, sus hojas tiernas pueden añadirse crudas como aderezo de ensaladas u otros platos con verdura. El obtenido a partir de la decocción de sus flores o raíces goza de importantes virtudes medicinales, empleándose como relajante y sedante, siendo muy eficaz para combatir el insomnio en personas adultas y niños.

Estas plantas, suelen llevar en la parte inferior de los pétalos una mácula de un color muy intenso y diferenciado. Son las denominadas "guías de miel" y sirven de estímulo visual para atraer a posibles insectos polinizadores. 


martes, 9 de abril de 2013

COPRINUS LIGNÍCOLAS


La llegada del buen tiempo primaveral desencadena la aparición de las primeras setas del año. En este caso, quiero mostraros dos taxones saprófitos de apetencias lignícolas. Suelen ser comunes en los linderos y claros forestales, en los que afloran sobre tocones y otros restos de madera en descomposición. Tradicionalmente se ha venido a incluir dentro del conocido género Coprinus, perteneciente a la familia de las Agaricáceas. Aunque en estos momentos, la comunidad científica ha pasado a clasificarlos dentro de un nuevo género denominado Coprinellus, propio de la familia Psathyrellaceae. Cuestiones de la taxonomía moderna.      

Como muchos ya sabréis, la principal característica de este conjunto de especies puede observarse en el aspecto que presentan sus laminillas cuando la seta se encuentra muy desarrollada y madura. En concreto, se trata de láminas delicuescentes; es decir, que se "derriten" o disuelven conformando un líquido negro pringoso, el cual gotea desde las láminas arrastrando toda la masa de esporas fértiles. 

Coprinos existen unos cuantos, y a menudo son complejos de determinar a nivel visual. El análisis microscópico de sus esporas facilita enormemente la separación que existe entre las distintas especies, pues suelen ostentar tamaños y ornamentaciones muy dispares y distintivas. 

Los que os enseño a continuación son bastante frecuentes y relativamente fáciles de identificar. Aunque hayan salido en primavera, también suelen encontrarse en otras épocas del año. Crecen sobre sustratos lignícolas, como restos leñosos en descomposición de árboles vivos o muertos, a menudo formando colonias muy numerosas y prolíficas.

Coprinus micaceus es de color leonado y como su nombre específico indica, la cutícula o piel del sombrero se recubre de una sustancia arenosa a modo de pequeños cristalitos brillantes, que recuerdan al mineral micáceo. Suelen visualizarse bien si cogemos un sombrerillo y lo exponemos a contraluz. No es especie comestible. Algunos libros indican que su ingesta acompañada de bebidas alcohólicas puede causar intoxicaciones moderadas, similares a las causadas por el famoso Coprinus atramentarius o seta de los borrachos. Los ejemplares fotografiados crecían en la base de una Robinia pseudoacacia. Árbol foráneo ornamental originario del este de los Estados Unidos.  


Antiguo Coprinus micaceus ahora llamado Coprinellus truncorum.


El Coprinus disseminatus es de tamaño minúsculo y de coloración cremosa en estado fresco. El disco o centro del sombrero posee una tonalidad algo más intensa y oscurecida. Cuando crece, suele formar grandes congregaciones en la base de los árboles. Su vida es muy efímera, completando su ciclo reproductivo en muy poco tiempo, ajustándose a unas condiciones de humedad y temperatura muy concretas. Al envejecer, su sombrero se torna de una coloración pardo grisácea. Después adquiere un tinte negro acuso característico. La escasez de su carne y su reducida talla no estimulan su consumo. La  foto fue tomada en la base de un Ulmus pumila u olmo asiático, plantado en la carretera que sube a Valdezcaray.

Antiguo Coprinus disseminatus ahora llamado Coprinellus disseminatus. 


miércoles, 3 de abril de 2013

PRIMERAS EXCURSIONES PRIMAVERALES EN EZCARAY


A finales de marzo, SILVESTRES colaboró en dos jornadas de multiactividad programadas por Andrés del ALBERGUE LA CUCULLA. Los participantes fueron niños de 4º ESO de un colegio de Barcelona. 

La primera consistió en una excursión guiada a San Millán de La Cogolla por el Sendero de Gran Recorrido GR 93, partiendo desde Ezcaray. La ruta se finalizó tras cubrir 16 km de distancia. Durante el recorrido se efectuaron varias paradas didácticas para comentar algunas de las características más significativas del entorno natural del Alto Oja y la Sierra de La Demanda, y especial sobre su rica diversidad biológica. Las explicaciones sirvieron de prácticas para los alumnos, que aprendieron a coger sus primeros apuntes en el campo, para después realizar un trabajo académico sobre la excursión. 

Subida con almuerzo en la aldea de Turza.



La segunda consistió en un circuito multideportivo organizado por grupos, en el que los niños practicaron: tiro con arco, ciclismo por la Via Verde del Oja y raquetas de nieve en Valdezcaray.

Recorrido en BTT por la Vía Verde del Oja.



En otra de las salidas se visitó el Acebal de Valgañón, acompañando al grupo senderista SERMAR. En total, los 54 participantes recorrieron unos 16 Km de travesía, pasando por: Ezcaray-Zorraquín-Dehesa y Acebal de Valgañón-Valgañón-Zorraquín. 

Comienzo de la ascensión desde Zorraquín.


Bajada entre bosques desde el Acebal.


lunes, 1 de abril de 2013

ABRIMOS LOCAL EN EZCARAY

Hola, muy buenas amigos visitantes. Esta misma Semana Santa hemos inaugurado el nuevo local de SILVESTRES en Ezcaray, La Rioja. Se trata de una pequeña oficina-despacho muy acogedora, estratégicamente situada en la zona céntrica de la citada localidad, desde donde la cual daremos a conocer todas nuestras actividades. 


Este establecimiento será utilizado como punto de atención al cliente en Ezcaray, para informarle sobre la programación y los posibles contenidos didácticos que se tratarán a lo largo del año. Actividades principalmente relacionadas con la observación y estudio de la naturaleza, aprovechando el privilegiado entorno natural que nos brinda Ezcaray y la Sierra de La Demanda riojana.

Contamos con abundante información sobre publicaciones de naturaleza y medio ambiente de la Sierra de La Demanda y sus montes. Ofertamos rutas montañeras inéditas, con interesantes atractivos paisajísticos y medioambientales, especialmente diseñadas por nuestros guías expertos en turismo de naturaleza. Además, para todas tus consultas o cualquier tipo de duda, ponemos a tu disposición abundante bibliografía sobre temas de setas, plantas, animales,... incluyendo diferentes mapas topográficos y cartografía actualizada de la zona.


Asimismo, estos días pasados hemos atendido gustosamente a numerosas personas interesadas por nuestro trabajo, con muchas ganas de participar, especialmente de cara a la llegada del buen tiempo primaveral.  

La idea principal es ir anunciando todas las salidas y actividades más apropiadas para cada época estacional. Si estáis interesados en alguna de ellas, no dudéis en contactar previamente con nosotros. Pues así, podréis valorar de antemano todo lo que se va a conocer, practicar y ver en plena naturaleza riojana. 

La cuidada decoración de nuestra oficina ha sido obra de la decoradora Mirian Ocio de La Boheme Decoración. Descubre su original y bonita forma de trabajar a través de su blog labohemedeco.blogspot.com, es un verdadero encanto. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...